Publicaciones

Meditación para dormir mejor

Se acerca el cambio de hora y con ello los habituales problemas de sueño e incluso problemas de insomnio ...

En esta ocasión, haciendo coincidir el próximo cambio de hora y la cantidad de gente que nos ha escrito y ha acudido a nuestro centro por problemas de sueño y pesadillas, les presentamos una meditación que les ayudará a dormir mejor y más plácidamente.

dormir

No es ningún secreto ni ningún descubrimiento que la falta de sueño constituye un grave problema de salud además que, en algunas profesiones, puede ser catastrófico. Muchos de nosotros dormimos entre 7 y 8 horas cuando lo aconsejado es entre 8 y 9 horas por noche; los trabajos nocturnos, los estudios, las preocupaciones, los bebés, las fiestas, etc. suponen una pérdida de sueño y de descanso que, por mucho que durmamos, no vamos a recuperar. La falta de sueño y de descanso ocasiona que nuestras facultades físicas y mentales se vean mermadas y nuestro sistema inmune se vea afectado, quedando así más expuestos a enfermedades.

A continuación les aportamos una meditación que les ayudará a conciliar mejor el sueño, dormir más tranquilos y relajados, y si no podemos dormir más horas, al menos descansar mejor en las horas que podamos dormir.

  1. Debemos asegurarnos que el dormitorio está en silencio, nada de música ni televisión encendida (la de los vecinos no podemos controlarla así que con el tiempo llegaremos a olvidarnos de ellos).
  2. Procedemos a repasar mentalmente las cosas que teníamos pendientes por hacer y tras ese repaso rápido nos acostamos. Es muy importante no hacer esto acostados ya que nuestra mente puede quedarse dándole más vueltas de las necesarias.
  3. Una vez acostados apagaremos la luz y si tenemos alguna fuente de luz externa (luz de la calle por ejemplo) trataremos que no nos afecte.
  4. Nos tumbamos boca arriba y nos ponemos cómodos.
  5. Procedemos a tensar todo nuestro cuerpo, a apretar los músculos y las articulaciones, todo lo que podamos sin hacernos daño (cara, abdomen, piernas, boca, ojos, dedos, glúteos, etc. ... todo es todo !!!) durante 1 o 2 segundos y relajamos todo el cuerpo de una sola vez. Volveremos a tensar todo nuestro cuerpo y volveremos a soltarlo de golpe; esto se repetirá un total de 3 veces.
  6. Procedemos a respirar con la parte inferior del abdomen; al principio esto puede costar un poco para aquellas personas que no tengas mucha experiencia, pero notaréis que se está haciendo correctamente cuando vuestro vientre se mueva y vuestro pecho no lo haga. Esta respiración la haremos 20 veces aproximadamente ya que cuenta más el proceso de la respiración que llevar la cuenta de las respiraciones que hemos hecho.
  7. Cuando estemos preparados con cada inhalación vamos a sentir o a visualizar que nos llenamos de paz y con cada espiración vamos a expulsar nuestras preocupaciones y nuestras tensiones mentales. Debemos liberarnos de las cargas y dar paso a los sueños agradables, si nos viene una imagen agradable debemos dejar que esta nos invada con fluidez y dejarla que se desarrolle; antes que nos demos cuenta estaremos dormidos plácidamente.

Esta meditación, aunque algunas escuelas no la consideren una meditación sino una técnica de relajación, se puede hacer a diario y al principio puede resultar algo complicada, pero no hay que frustrarse si la respiración abdominal no sale a la primera o si nos lleva más tiempo conseguir que nuestro cuerpo se relaje; lo mejor de todo es que nuestro cuerpo y mente lo agradecerán y lo implantarán de forma automática transcurrido poco tiempo desde que comencemos con esta práctica.

meditar

Si tienes alguna duda consúltanos y te atenderemos encantados.